Trois voyages de saint Josémaria (1949-1955) et l’invocation “Stella Orientis”

Ofrecemos en formato PDF el artículo publicado por Ricardo Estarriol en último número de la revista Studia et Documenta. El estudio aborda de forma detallada los primeros viajes que Josemaría Escrivá llevó a cabo en el intervalo de seis años, entre 1949 y 1955. El Fundador del Opus Dei se acogió en esa época a la intercesión de la Virgen, Stella Orientis, en la Catedral de Viena.

Original del icono de Stella Orientis, en la capilla de Maria Pócs en la Catedral de San Esteban de Viena.

Este artículo publicado por Ricardo Estarriol en último número de la revista aborda de forma detallada los primeros viajes que Josemaría Escrivá llevó a cabo en el intervalo de seis años (en 1949 y dos veces en 1955).

La documentación y los testimonios recogidos por el autor muestran que estos viajes eran parte de la preparación directa del apostolado del Opus Dei en Austria e, indirectamente, en los países y naciones que entonces se encontraban bajo el Telón de Acero. Esta es la razón por la que Escrivá habló de Viena como “puerta del Oriente” (Notas de unas palabras de san Josemaría, diciembre 1955, en AGP, Biblioteca, P01, 1955/12, p. 17).

Descargar el artículo en PDF

La narración muestra de una manera atrayente –a través de los eventos concretos que ocurrieron durante los viajes- cómo esta particular prehistoria del Opus Dei estuvo marcada por la Cruz, y junto a ella, la oración, la devoción a la Santísima Trinidad y la intercesión de la Virgen María, a quien san Josemaría llamó por primera vez en Viena bajo la advocación de “Stella Orientis”.

Manuscrito de la jaculatoria de Stella Orientis. San Josemaría escribió el texto en una página vacía de su agenda.

Como explica Estarriol en su estudio, el 3 de diciembre de 1955 San Josemaría había llegado por segunda vez a Viena con el firme deseo de preparar el comienzo del apostolado del Opus Dei en Austria. Después de haber celebrado la santa Misa el domingo, 4 de diciembre, en la Catedral de Viena, hizo allí la acción de gracias ante la imagen de Maria Pócs. Allí tuvo la inspiración de componer la jaculatoria que a partir de entonces innumerables personas rezarían por sus intenciones: Sancta Maria, Stella Orientis, filios tuos adiuva! (Santa María, Estrella del Oriente, ayuda a tus hijos!).

Con esta advocación, ponía bajo la protección de la Virgen el futuro apostolado del Opus Dei en Austria, en otros países de Europa Central y de Europa del Este, así como las intenciones de la Iglesia en los países al otro lado del telón de acero.

El desarrollo del apostolado del Opus Dei en Austria después de 1957, y también en otros doce países ex soviéticos de Centro y Este de Europa a partir de 1989, confirma la importancia de esta prehistoria.